Bombas de calor, una alternativa ecológica para la climatización

Repair4U - Bomba de calor

Climatizar el hogar con una bomba de calor supone un ahorro energético y un respeto al medio ambiente incomparable al de otros sistemas

La caída de las temperaturas y, en consecuencia, la temporada alta de calefacción está a la vuelta de la esquina. Los mercurios parecen resistirse a marcar mínimos propios de la estación del año que marca la caída de las hojas pero el frío, poco a poco se va abriendo paso. Los sistemas de climatización ocupan una de las primeras posiciones en la lista de preocupaciones cuando llega el invierno y es que, con frecuencia, alcanzar la temperatura óptima en el hogar supone una inversión extra para el bolsillo.

La tendencia ascendente de los precios de la energía ha motivado la aparición de sistemas de climatización alternativos, más eficientes y sostenibles entre los que las bombas de calor ocupan un lugar destacado. Tradicionalmente este tipo de elementos se ha asociado con las máquinas de aire acondicionado pero lo cierto es que, su evolución, las ha convertido en aparatos con entidad propia.

Eficiencia, bajo consumo, funcionalidad, rápida instalación y mantenimiento o el hecho de ser respetuosas con el medio ambiente son solo algunos de los factores que han convertido a las bombas de calor en una alternativa a tener en cuenta a la hora de climatizar el hogar.

¿Qué tipos de bombas de calor existen en el mercado?

Has oído hablar de ellas en muchas ocasiones pero, es posible, que como el común de los mortales, asocies las bombas de calor con los tradicionales aires acondicionados. Sí, no te equivocas aunque, en realidad, son mucho más. A grandes rasgos, una bomba de calor no es otra cosa que un equipo de climatización basado en un ciclo de refrigeración reversible, esto es, que incluye lo que se conoce como tecnología 'inverter'.

Las diferencias entre unas y otras tienen que ver con el elemento del que obtienen y eliminan la energía de modo que podemos distinguir tres tipos principales:

  • Bombas de calor aire aire: Son las que habitualmente vienen de serie con los equipos de aire acondicionado y tienen la capacidad de climatizar el hogar pero no de producir agua caliente sanitaria. Pese a los grandes resultados que, hasta la fecha, han dado los aires acondicionados con bomba de calor, poco a poco, están quedando relegados a un segundo plano por resultar una inversión menos eficiente que sus homólogas aerotérmicas o geotérmicas.

  • Bombas de calor aire agua: También conocida como aerotermia, este tipo de bombas de calor son las más populares en el sector y es que, entre sus bondades, destaca el hecho de que son capaces de producir cuatro veces más energía de la que emplean. Su instalación es sencilla, dado que únicamente necesitan conectarse al circuito de la calefacción para funcionar, además de ser compatibles con otros sistemas ecológicos como los paneles solares o las calderas de condensación.

  • Bombas de calor agua agua: Son las llamadas bombas de calor geotérmicas y su funcionamiento se basa en el aprovechamiento de la energía calorífica del subsuelo, esto es, extraen el calor o frío de pozos o aguas subterráneas y lo emplean para producir calor para la calefacción o el agua caliente sanitaria. La instalación suele ser más costosa que en los casos anteriores y están especialmente indicadas en países nórdicos donde las temperaturas bajan habitualmente de los cero grados..

Pros y contras de estos sistemas de climatización

Tratándose de un sistema relativamente novedoso, las prestaciones de las bombas de calor evolucionan a una velocidad de vértigo y, aunque con sutiles diferencias, con independencia del tipo elegido, ofrecen ventajas e inconvenientes similares. Entre sus principales atractivos destacan, como no podía ser de otra manera:

  1. Eficiencia energética y ahorro: Las bombas de calor ofrecen una importante eficiencia energética ya que el uso que la máquina hace de la energía es para transportar el calor, no para generarlo. En términos de eficiencia puede decirse que proporcionan entre dos y cinco veces más energía de la que consumen.
  2. Precio: Las horquilla de precios disponible en el mercado es muy amplia aunque los equipos más económicos rondan los 1600€ más instalación. No obstante, esta última es relativamente sencilla por lo que no suele requerir de grandes obras adicionales y, a la larga, es una inversión amortizable en dos o tres años.
  3. Funcionalidad: Dependiendo del tipo elegido, las bombas de calor pueden hacer las veces de aires acondicionados pero, además, garantizar el suministro de agua caliente (ACS).
  4. Ecológicas: Consumen mucha menos energía que otros sistemas de climatización como las calderas tradicionales de gasoil, gas o, más recientemente, pellet, por lo que no emiten CO2 a la atmósfera, disminuyendo considerablemente la contaminación.

Sobre los posibles inconvenientes, cuesta encontrar razones de peso para no tener esta opción en cuenta a la hora de climatizar el hogar aunque, en líneas generales, podemos decir que requieren de un espacio para la unidad exterior, la inversión inicial puede resultar más elevada que en otros sistemas (en función del tipo de bomba de calor elegido) y, en zonas de mucho frío, puede que sea necesario completar su instalación con medidas auxiliares ya que es posible que su rendimiento disminuya.

Si estás pensando en cambiar el sistema de climatización de tu hogar y tienes dudas sobre cuál es la mejor alternativa, los profesionales de Reapir4U te darán todas las respuestas. Encuentra la solución más apropiada para tu calefacción y ten todo a punto para cuando cambien los mercurios.

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis