Cambiar bañera por plato de ducha: gana comodidad y espacio

Repair4U - Cambia la bañera por una ducha para ganar espacio

La instalación de una ducha en baños pequeños es una de las reformas más habituales y sencillas con las que se obtienen grandes resultados  

En el baño de casa la comodidad debe guiar el diseño del mismo. Tener poco espacio suele ser uno de los hándicaps más habituales en los cuartos de baño aunque la solución es más sencilla de lo que parece.

Cambiar la bañera por una ducha puede ser todo lo que necesita tu pequeño baño para ganar amplitud y, en la práctica, existen tantos tamaños, modelos y materiales que cuesta no dar con la solución perfecta para todo tipo de cuartos de baño, por pequeños que sean.

No obstante, a la hora de reformar el baño entran en juego factores como el presupuesto, el estilo o los gustos particulares de cada usuario y, en consecuencia, contar con un buen asesoramiento profesional es la mejor garantía para emprender el camino del éxito.

Sea cual sea el punto de partida, un experto en reformas te ofrecerá la alternativa más interesante para cambiar la bañera por un plato de ducha con éxito haciendo que el poco espacio de tu baño te parezca mucho más grande.

¿Por qué cambiar bañera por ducha?

A la hora de cambiar la bañera por una ducha hay que decir que este tipo de reformas no sólo se plantean en baños pequeños. Si bien es cierto que suele apostarse por este tipo de intervenciones para ganar espacio, no es menos acertado mencionar otras bondades que puede suponer la sustitución, incluso, cuando hablamos de baños grandes. ¿Tienes dudas? Aquí tienes unas cuantas razones que pueden ayudarte a decidir si estás o no dispuesto a cambiar tu bañera por una ducha:

- Espacio: En baños pequeños, cambiar la bañera por una ducha es casi una necesidad y es que, esta sustitución puede arreglar el problema de espacio con una inversión mínima.

Una de las ventajas principales de los platos de ducha es que existen multitud de alternativas capaces de adaptarse a todo tipo de superficies con lo que tener poco espacio dejará de ser una preocupación. No sólo ganarás en comodidad sino también en amplitud.

- Seguridad: Aunque la idílica estampa de un baño relajante es muy seductora, cualquier problema de movilidad, bien como consecuencia de un accidente o por el devenir de los años, puede hacer que el mantenimiento de la higiene personal se convierta en un problema.

El riesgo de caída, además, aumenta considerablemente en la bañera. El acceso a la ducha es mucho más sencillo gracias a la eliminación de barreras arquitectónicas y, dada la evolución en materiales y tratamientos, se limita notablemente la posibilidad de sufrir accidentes.

- Ahorro: Al margen de las cuestiones espaciales o de seguridad, cambiar la bañera por una ducha supondrá un ahorro considerable tanto de energía como de agua. Además, no tendrás que preocuparte demasiado por cuánto cuesta reformar un baño porque, en la actualidad, existen opciones aptas para todos los bolsillos.

- Mantenimiento: Además de proporcionarte más espacio en el cuarto de baño y un nuevo atractivo estético, puestos a limpiar, el mantenimiento de la ducha es más sencillo que el de la bañera. No es solo que los tratamientos que incluyen los materiales eviten, en buena medida, la acumulación de moho y bacterias, sino que gracias a su diseño, podrás limpiarlo más fácilmente.  

Cambio de bañera: qué debes saber

Si estás decidido a reformar el baño y emprender la tarea de cambiar la bañera por una ducha es momento de ponerse manos a la obra. Para alcanzar los objetivos deseados aspectos como el presupuesto o los materiales serán fundamentales así que, toma nota de estas recomendaciones básicas:

- Presupuesto: ¿Cuánto cuesta reformar un baño? Es la primera pregunta que te asaltará a la hora de iniciar tu proyecto. Todo depende de las actuaciones que vayas a incluir pero, en el caso que nos ocupa, es posible que sólo necesites quitar la bañera e instalar el plato de ducha. El presupuesto dependerá de los materiales elegidos, de los revestimientos en el caso de que haya que sustituirlos y de los accesorios: en cualquier caso, conviene solicitar varios presupuestos y asegurarte de trabajar con expertos.

- Plato de ducha: Como decíamos, existen multitud de alternativas en este sentido: platos de ducha rectangulares, cuadrados, en semicírculo…, que además están disponibles en diferentes medidas. Todo depende del espacio que tengas por lo que, antes de lanzarte a comprar, toma medidas para saber cuánto espacio puedes ganar y cómo de cómodo quieres estar en tu ducha. En lo que a materiales se refiere, los más populares son: de cerámica, acrílicos, de carga mineral y de piedra natural.

- Accesorios: Cambiar la bañera por un plato de ducha supondrá, casi con toda probabilidad, tener que adaptar los elementos destinados a evitar salpicaduras en tu nuevo baño. Tanto si optas por cortinas como si lo haces por mamparas móviles, fijas u otras soluciones como el pavés, recuerda que todas ellas afectarán a la percepción visual.

¿Necesitas ayuda con tu proyecto para cambiar la bañera por un plato de ducha? ¡Consulta a los expertos de Repair4U y déjalo en manos de profesionales!

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis