Cómo alisar paredes fácilmente

Repair4U - Cómo alisar paredes y quitar el gotelé

Alisar las paredes de la casa eliminando el gotelé te permitirá adaptar el diseño de tus interiores a las tendencias de decoración más actuales

Las paredes del hogar son auténticos lienzos en blanco que ofrecen un sinfín de posibilidades decorativas. Las nuevas tendencias apuestan por paredes lisas y un retorno al gusto por el papel pintado y otras técnicas, relegando a un segundo plano las propuestas más tradicionales. No obstante, son muchos los hogares que siguen ofreciendo en sus muros esos acabados a base de gotas de pintura que ofrecen una textura granulada.  

El gotelé es una de las técnicas de pintura que, durante años, ha protagonizado los diseños de interiores de multitud de habitaciones pero, si estás pensando en darle un aire renovado a tu hogar, ha llegado el momento de decirle adiós a esta estética convencional. Alisar las paredes es una tarea que requiere ciertos conocimientos y buenas dosis de paciencia, de modo que, la mejor opción es contar con el asesoramiento y experiencia de los pintores profesionales de Repair4U

En cualquier caso, si estás pensando en algo más DIY (Do it yourself) no está de más conocer algunas recomendaciones previas a la hora de quitar el gotelé. ¿Quieres conocerlas? ¡Sigue leyendo!

Haz acopio de materiales

La intervención sobre tus paredes puede responder a varias cuestiones aunque, tanto si se trata d reparar grietas e imperfecciones como si lo que buscas es quitar el gotelé, deberás contar con los materiales apropiados.

Para culminar con éxito la tarea no has de olvidar incluir entre tus imprescindibles tanto herramientas como accesorios que te permitan salvaguardar el estado de tus muebles, suelos y demás elementos presentes en la estancia, así como tu propia seguridad. En este capítulo, te serán de gran utilidad los guantes, gafas de protección y, cómo no, la polifacética cinta de carrocero y el papel cobertor o plástico.

En lo que a herramientas, propiamente dichas, se refiere tu equipación ha de incluir, entre otros, lija, espátula o llana, esponja, rodillo y uno o varios recibientes para los productos que emplearás en tu labor (imprimación, pintura y masilla).

Hora de quitar el gotelé y alisar las paredes

¿Alisar las paredes o quitar el gotelé? La diferencia es una cuestión de matices aunque, en la práctica, ambas tareas comparten varios de sus pasos. Lo fundamental es armarse de paciencia y los útiles apropiados. Cuando llegue el momento de ponerse manos a la obra, sigue estos pasos y los resultados serán impecables.

  • Preparación: Antes de actuar sobre las paredes debes preparar la estancia en cuestión. Si tienes muebles en su interior, colócalos en el centro y protégelos con sábanas, plásticos o similares. Habrás de repetir el proceso con suelos, enchufes y tomas de luz, rodapiés o lámparas, evitando así que puedan sufrir desperfectos como consecuencia de la tarea de alisar las paredes o quitar el gotelé. En este punto, será de gran utilidad la cinta carrocera y el papel cobertor.

  • Limpia las paredes: Tanto si vas a eliminar el gotelé como si, sencillamente, estás decidido a reparar grietas e imperfecciones, tendrás que eliminar de la superficie de las paredes los productos que hayas empleado con anterioridad. La ayuda de una lija será interesante si la cosa se complica.

  • Reparar o eliminar: Si tu idea es reparar las paredes para conseguir un muro liso y libre de imperfecciones, lija la superficie dañada y aplica la masilla sobre la misma nivelando toda la zona.

Por el contrario, si vas a quitar el gotelé tienes dos opciones: cubrirlo o eliminarlo. En el primero de los casos, basta con que apliques una pasta niveladora hasta conseguir que la superficie quede totalmente lisa; mientras que, para deshacerte de él, tendrás que humedecerlo con la esponja y agua, rasparlo con la espátula y, finalmente, lijarlo.

Procura eliminar toda la suciedad o restos de producto para que los acabados no muestren imperfecciones. Tómate tu tiempo para conseguir que toda la superficie sea homogénea y lisa.

  • Remates: Cuando hayas eliminado el gotelé, de un modo y otro, aplica una capa de yeso, una buena imprimación y, una vez esta última esté completamente seca, ya tienes tus paredes listas para pintar o revestir con el material elegido.

¿Listo para transformar la imagen de tus paredes? No sufras, si no lo tienes claro, apuesta por  pedir presupuesto a un profesional y ahorrarte el hecho de tener que poner a prueba tu paciencia.