Cómo arreglar una persiana atascada

Repair4U - Persiana atascada

Libera tu lado más ‘manitas’ y pierde el miedo a las pequeñas reparaciones del hogar

¿Has dejado de disfrutar de la luz del sol en el interior de tu hogar? ¿Cada vez que subes o bajas tu persiana tienes que hacer auténticos esfuerzos para culminar con éxito la tarea? Estos elementos de protección solar, garantes de la intimidad de la vivienda, no escapan al paso del tiempo. Su uso se traduce, con frecuencia, en un deterioro paulatino que, en algunos casos, puede materializarse en persianas atascadas que ven mermada su funcionalidad.

Las causas más frecuentes de este mal funcionamiento tienen que ver con el desgaste de sus componentes. En consecuencia, es posible devolverles su esplendor sin tener que recurrir a una sustitución radical. Arreglar una persiana atascada es más una cuestión de pericia y buenas dosis de paciencia que una labor que requiera de grandes conocimientos técnicos. No obstante, si no eres muy ‘manitas’ lo mejor es dejar su reparación en manos de profesionales para evitar males mayores.

¿Por qué se atasca la persiana?

El tiempo es implacable, no sólo para ti, sino también para cualquier objeto, mueble o elemento que conforme la arquitectura y decoración interior de tu hogar. Las persianas no escapan a ese devenir de los años y su uso es el factor desencadenante de muchos de los daños que pueden presentar. En líneas generales, las persianas tradicionales pueden atascarse por varios motivos, entre los que podemos destacar:

  • Deterioro o mala instalación de la cinta
  • Lamas rotas o fuera de su lugar
  • Deficiencias en componentes o motor si se trata de una persiana eléctrica

Sea cual sea el motivo del atasco de tu persiana, evita forzar el movimiento para subirla o bajarla ya que, si apuras demasiado, puedes terminar por romperla.

Pasos a seguir para arreglar la persiana

Lo primero que has de hacer para arreglar una persiana atascada es localizar el problema. Para dar con él y poder encontrar la solución será necesario que abras la caja en la que va recogida la misma. Cuando hayas descubierto la parte superior de la ventana en la que va recogida la persiana, lo más probable es que detectes sin muchos esfuerzos dónde está el fallo de modo que, una vez identificado, en función del mismo tienes varias posibilidades:

  • Cinta: La cuerda con la que recoges y extiendes la persiana es uno de los componentes más susceptibles de dañarse aunque también uno de los más fáciles de corregir. Es posible que la cinta se haya salido de su carril de modo que, la solución, será tan sencilla como volver a colocarlo en el eje correcto. No obstante, si observas que está muy deteriorada, tal vez haya llegado el momento de cambiarla. Para sustituirla, simplemente deshaz el nudo de la parte donde va enrollada la persiana y coloca la cinta nueva. Una vez anudada, enróllala al tambor y ¡voilá! A disfrutar de nuevo de una persiana en perfectas condiciones.

Es posible que lo que falle no sea tanto la cinta en sí como el mecanismo que la recoge. Si la pestaña está rota, tendrás que cambiar la cinta entera (no es habitual que se venda este componente por separado).

  • Lamas: Son una pieza clave de cualquier persiana pero tampoco están exentas de la incidencia del paso del tiempo. Los motivos más frecuentes, vinculados al deterioro de las lamas, que pueden ocasionar que tu persiana esté atascada son: que se hayan desviado o que alguna de ellas esté rota. En el primero de los casos bastará con que corrijas la posición mientras que, si tienes alguna lama rota, habrás de sacar esta y sustituirla por una nueva.
  • Persianas eléctricas: Cada vez son más comunes en muchos hogares aunque sus averías pueden tener múltiples orígenes. Siempre que no sea un daño eléctrico, sino mecánico, existe la posibilidad de poder arreglar tu persiana atascada tú mismo. Lo primero es apagar el motor y ajustar todos los tornillos de los límites. Si esto no te funciona, lo mejor es que recurras a un instalador especializado. Lo mismo ocurre si el problema está en el propio motor. Lo más económico es reprogramar el aparato y volver a configurar los finales de carrera aunque, si no lo ves claro, déjalo en manos de profesionales.

Un mantenimiento apropiado te ahorrará disgustos aunque, si estás en plena batalla con una persiana atascada, no te quedará más remedio que ponerte manos a la obra para repararla o aprovechar el momento para plantearte un cambio en  la instalación. En ambos casos, Repair4U cuenta con los mejores profesionales para dejarlas en perfecto estado. Pide presupuesto sin compromiso y toma la decisión más acertada para devolverle el esplendor a tu hogar.

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis

¿Te ha parecido útil? ¡Comparte!