Cómo lacar una puerta

Repair4U - Cómo lacar una puerta

Tus viejas puertas pueden tener una segunda oportunidad cambiando su aspecto de un modo sencillo y atractivo que transforme por completo la decoración

¿Las puertas de tu casa piden a gritos una renovación? Sustituir los cerramientos interiores o exteriores del hogar supone una inversión que, en ocasiones, resulta complicado acometer. Sin embargo, plantear un cambio de los mismos, materializando esa transformación en un  nuevo aspecto para ellos, es más sencillo de lo que imaginas. Lacar las puertas puede ser la solución perfecta para conseguir los resultados deseados sin tener que hacer frente a un desembolso económico tan abultado.

Quienes mejor pueden ayudarte en la tarea son los profesionales en la materia. Disponen de las herramientas y los conocimientos necesarios para garantizar unos resultados espectaculares. Si bien el proceso no reviste demasiadas complicaciones, lo cierto es que, la intervención de un experto es la mejor manera de alcanzar el éxito sin correr riesgos innecesarios.

No obstante, siempre puedes tirar de talento propio para darle una impronta personal al proyecto. Basta con tener paciencia y estar dispuesto a invertir algo de tiempo y esfuerzo para alcanzar tu objetivo. Si eres amante del DIY (Do it yourself) o, sencillamente, quieres poner a prueba tu pericia en materia de bricolaje, te contamos todo lo que necesitas saber para lacar una o varias puertas de un modo sencillo y efectivo.

El proceso paso a paso

Si estás decidido a lacar las puertas de tu casa toma buena nota de los pasos a seguir. Aunque, con matices, en la mayoría de los casos es un proceso sencillo que se concreta en lo siguiente:

  1. Analiza el punto de partida: Lacar las puertas es una alternativa económica a sustituir las mismas y puedes acometer esta tarea tanto en puertas interiores como exteriores. No obstante, has de asegurarte de que el estado en el que se encuentran es propicio para llevar a cabo este cambio de imagen. Si las puertas están muy deterioradas, reparar los desperfectos y lacarlas después, tal vez suponga una inversión que no difiera demasiado de la sustitución.
  2. Herramientas: Como en cualquier tarea de bricolaje, antes de ponerte manos a la obras debes hacer acopio de materiales. Lo ideal es lacar con pistola aunque es posible que no dispongas de ella. La alternativa es trabajar con brocha o rodillo, siempre contando con el asesoramiento de un experto que te ayude a elegir la mejor herramienta en cada caso. Tampoco has de olvidarte de lijas, selladora, laca, disolvente y otros utensilios tales como cubo, guantes, gafas…
  3. Preparación: Antes de proceder a la aplicación de la laca en cuestión, habrás de asegurarte de que la superficie de tu puerta presenta un estado óptimo. Lo ideal es desmontar la puerta y trabajar en una habitación acondicionada para ello, evitando así molestias y suciedad por toda la casa. El primer paso, una vez trasladada la puerta a la habitación en cuestión, es proceder al lijado de la misma. Cuando hayas terminado, limpia la superficie y aplica una capa selladora para corregir desperfectos. Deja secar el tiempo establecido por el fabricante y repite el proceso. Limpia bien toda la superficie para dejar la misma preparada para el lacado.
  4. Lacar la puerta: Antes de proceder al lacado propiamente dicho, habrás de preparar la mezcla. En el mercado existen distintos productos por lo que sigue atentamente las instrucciones en cada caso para que el resultado sea el deseado. Como decíamos, lo ideal es aplicar la laca con pistola pero, si no dispones de ella, utiliza un rodillo o brocha. Empieza por las esquinas y, si tiene molduras, pinta estas primero, luego el interior y, finalmente el exterior.
  5. Acabados: Una vez hayas concluido el lacado de tu puerta, lija suavemente la superficie y elimina cualquier resto de polvo o suciedad. Si ha quedado completamente cubierta, ya está lista para ser colocada de nuevo. Si no, habrás de repetir el proceso.

Como ves el proceso no resulta complicado y, en la práctica, ofrece unos resultados muy atractivos. Aunque es frecuente lacar las puertas en blanco, existe una amplia gama de colores y acabados que puedes elegir en función del estilo que quieras darle a tus interiores.

Asesoramiento experto

¿Listo para lacar las puertas de tu hogar? Si después de esta guía para hacerlo tú mismo aún tienes dudas, el asesoramiento de un experto disipará cualquier cuestión relativa a tan loable empresa. Contar con el consejo profesional te ayudará a elegir los mejores materiales y herramientas para culminar con éxito la tarea. No obstante, puedes explorar otras alternativas.

Analiza cada detalle, haz tus cuentas y no olvides incluir en tu presupuesto la inversión de tiempo y esfuerzo. En ocasiones, ver la tarea en conjunto contribuye a descubrir nuevas perspectivas y, en cualquier caso, para terminar de convencerte al respecto de cuál es la mejor opción, siempre conviene solicitar presupuesto sin compromiso. ¿Hablamos?

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis

Artículos relacionados