Cómo pintar muebles paso a paso

Repair4U - Cómo pintar muebles paso a paso

Puedes darles una nueva vida a tus viejos muebles de madera de cualquier habitación de la casa aplicando un poco de color de un modo sencillo pero efectivo

Los muebles constituyen una pieza clave en el diseño y la decoración de interiores. Su presencia no sólo contribuye a la funcionalidad de las habitaciones que ocupan sino que, además, su aportación estética es incuestionable. Sin embargo, con el uso o los achaques propios del paso del tiempo pueden perder atractivo. Devolverles el esplendor de antaño o, sencillamente, darles una imagen renovada, puede ser tan sencillo como aplicar unas pocas capas de pintura.

Pintar los muebles se ha convertido en una fórmula muy popular entre quienes apuestan por incluir una impronta personal en sus ambientes. Una vieja cómoda, los armarios de la cocina, un práctico zapatero, ese antiguo conjunto de mesa y sillas del salón… Sean cuales sean las piezas que hayan dejado de seducirte, antes de deshacerte de ellas, recuerda los buenos momentos compartidos y el servicio prestado.

¿Te apuntas a la corriente Do it yourself? Si eres un auténtico manitas del bricolaje dispuesto a emprender nuevos retos, te contamos todo lo que necesitas saber para pintar tus muebles paso a paso.

Preparar, pintar y rematar

Reciclar, restaurar o, sencillamente, renovar tus muebles de madera es un proyecto que abre ante ti un universo de posibilidades aunque habrás de poner atención a cada paso para que el resultado final se ajuste a tus expectativas. La clave está en dedicar el tiempo y esfuerzo necesarios a cada una de las fases del proceso para que todo quede perfecto. ¿Estás preparado? Te contamos cómo pintar tus muebles paso a paso. ¡Toma nota!

1. Elige el lugar apropiado:

Antes de lanzarte, brocha en mano, a transformar tus viejos muebles es importante que dispongas de un espacio apropiado para la tarea. Lo ideal es que cuentes con una superficie amplia que te ofrezca, no sólo un escenario suficiente para colocar las diferentes piezas del mueble en cuestión, sino también cierta libertad de movimiento para trabajar cómodamente.

Si tienes claro dónde llevarás a cabo tu proyecto de bricolaje DIY protege las superficies para evitar que salpicaduras u otros imprevistos puedan dañarlas. Además, aunque es probable que sólo pintes la cara vista del mueble en cuestión, habrás de desmontarlo para poder trabajar sin agobios y, en función de la pieza elegida, necesitarás mayor o menor superficie para disponer cada una de las partes.

2. Prepara el mueble: 

La preparación del mueble es fundamental y, en este sentido, has de retirar la vieja pintura o barniz antes de aplicar el nuevo color. Para ellos hay varias opciones en función del estado del mueble o el esfuerzo que quieras emplear. Utilizar decapante es una idea práctica cuando el estado original del mueble está en mal estado aunque si no tiene mal aspecto, puedes recurrir directamente al lijado de las superficies.

En este capítulo hay varias alternativas ya que, frente a las tradicionales lijas, existen otra serie de recursos como las pistolas de calor o las lijas eléctricas que pueden ayudarte en la tarea. En cualquier caso, una vez hayas terminado, deberás eliminar cualquier resto de polvo sobre la superficie para evitar que su presencia desmerezca el resultado final.

Repair4U - pintar un mueble

3. Aplica la pintura:

Aunque no es estrictamente necesario, en ocasiones, es recomendable que la primera capa que apliques a la hora de pintar tu mueble sea de imprimación o pintura selladora con el fin de cerrar los poros de la madera, algo que te ayudará a ahorrar pintura y te proporcionará un acabado más homogéneo, aunque una vez seco tendrá que volver a lijar suavemente.

Espera el tiempo que indique el fabricante antes de aplicar la pintura y, como en el caso de la imprimación, puedes recurrir al lijado entre una capa y otra para conseguir unos acabados perfectos. Asegúrate de contar con las herramientas adecuadas, ya sean brochas o rodillos y comprueba que la pintura tiene la textura ideal, sólo así conseguirás que el resultado final sea uniforme y atractivo.

4. Acabados:

Una vez concluidos los pasos previos es el momento de disfrutar de la imagen renovada de tus viejos muebles de madera. No obstante, siempre puedes añadir un toque especial con unos acabados originales ya sea aplicando productos para potenciar el brillo, imprimiendo decoraciones atractivas (como, por ejemplo, una parte de pintura pizarra sobre la que te divertirás dejando mensajes con tiza) o, sencillamente, confiriéndole un aire bohemio con algún tipo de pátina.

Algunas ideas de decoración para tus muebles

- Cera o barniz: Tanto un producto como otro te ayudarán a proteger tus muebles una vez hayas concluido las tareas de pintura. Cuando el producto se haya secado, pule la superficie para conseguir unos resultados brillantes.

- Pintura decorativa: Puedes añadir un toque original salpicando tu mueble con motivos originales que impriman carácter. Si tienes alma de artista, deja volar tu imaginación aunque, si no eres demasiado experto en la materia, siempre puedes recurrir a plantillas.

- Pátina: El betún de Judea es uno de los productos más empleados para conseguir un aspecto envejecido o vintage a los muebles aunque también puedes optar por soluciones hechas con un glaseado al óleo en el tono que más te seduzca.

 

Como has podido comprobar, los muebles de madera son piezas extremadamente versátiles que pueden tener muchas vidas. En ocasiones, recurrir a la pintura como fórmula para volver a enamorarte de tus piezas del mobiliario será suficiente aunque, si están muy deterioradas o necesitas propuestas adaptadas a tus nuevas necesidades, siempre puedes recurrir a la ayuda de un carpintero.

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis