Cómo vender tu casa en las mejores condiciones

Repair4U - Como vender la casa en mejores condiciones

Las pequeñas reparaciones y una despersonalización de la vivienda son claves para hacer una venta provechosa y en un tiempo récord

Vender un piso no es una tarea sencilla, al menos, no hacerlo en las condiciones y tiempos deseados. En muchas ocasiones, las expectativas no se ajustan a la realidad de un mercado en constante evolución aunque, siempre pueden obtenerse menores condiciones poniendo en práctica algunas recomendaciones sencillas. Las reformas constituyen una gran herramienta para conseguir mejorar el precio y los tiempos de venta. Aunque a priori pueda parecer un  gasto innecesario (dadas las intenciones de deshacernos de un inmueble), lo cierto es que mejorar el estado del piso, en cuestión, suele traducirse en un aumento de su valor y una merma en el tiempo a dedicar para la consecución de nuestros objetivos.

En la práctica, el precio de venta viene determinado por multitud de factores que trascienden de los meros deseos del propietario. Lo mismo ocurre con el tiempo a emplear en la misma, una cuestión que, según recientes estudios, puede variar entre los tres meses de media que se tarda en Madrid a los cerca de ocho en Valencia e, incluso, alrededor de un año en la comunidad autónoma de Galicia.

¿Estás pensando en vender tu piso en las mejores condiciones? ¡Toma nota de cómo aumentar su valor y reducir los tiempos con unas simples reformas!

1. Pequeñas reparaciones

El paso del tiempo puede causar estragos en cualquier hogar. Puestos a vender el piso, el capítulo de las pequeñas reparaciones es un pilar fundamental. Aunque un azulejo roto, una puerta que suena o un enchufe que no funciona puedan no interferir en las condiciones de habitabilidad mínimas que se esperan de una casa, lo cierto es que, a la hora de vender tu piso pueden suponer un aumento o merma de su valor.

No se trata de sustituir por completo las instalaciones sino, más bien, de revisarlas para que todo esté perfecto y no supongan un hándicap a la hora de hacer que tus potenciales compradores se decidan. Un fontanero experto, por ejemplo, puede ayudarte con ese olor de las tuberías, lo mismo que un electricista a solventar esa batalla con los enchufes  o un profesional de las reformas con las pequeñas reparaciones que merman el atractivo de tu hogar.

2. Un lavado de cara

La primera impresión es la que queda, lo dice el saber popular y la afirmación viene cargada de razón. A la hora de vender tu piso, el aspecto que, durante la visita, ofrezca a tus potenciales compradores será determinante. Por eso conviene que tampoco descuides el aspecto de tus paredes. 

Los muros de la vivienda son escenario habitual de todo tipo de decoraciones, ya sea en forma de color, cuadros, revestimientos… Un baño de pintura así como la reparación de desconchones o agujeros que antaño sirvieron de soporte para algún accesorio decorativo, le devolverán a tu hogar el esplendor de antaño aumentando su valor y mejorando las condiciones para la venta.

3. Limpia y ordena

Los interiores de tu hogar son el reflejo de la vida que alberga cada una de las estancias. Sin embargo, a la hora de poner tu piso en venta es fundamental que cada espacio esté limpio y ordenado. Tanto si sigues haciendo uso de la casa hasta que culmines con éxito la transacción como si te mudas antes de conseguirlo, ofrecer un aspecto limpio y ordenado de los interiores es básico para atraer a tus potenciales compradores.

La ayuda profesional al respecto no implicará un gran desembolso económico pero te proporcionará unos resultados a la altura de tus expectativas en términos de atracción y reducción de los tiempos de venta.

4. Despersonaliza

La decoración de interiores es otro de los aspectos que has de tener en cuenta a la hora de vender tu piso en las mejores condiciones. Puede que despersonalizar los ambientes no tenga un gran impacto sobre el precio final pero, eliminar los pequeños detalles apostando por atmósferas neutras capaces de seducir a un mayor número de potenciales compradores, te ayudará a limitar el tiempo que habrás de esperar para encontrar a los nuevos propietarios.

5. Home staging

Muchas de las reparaciones y pequeñas intervenciones que puedes realizar en tu hogar con el fin de vender el piso mejor y en menor tiempo, se conocen bajo la denominación de home staging. En los últimos años estas prácticas se han popularizado existiendo multitud de profesionales cuya labor se centra, principalmente, en realzar las bondades de cualquier vivienda cuyo fin último sea la venta o el alquiler.

Las técnicas que engloba el término no implican reformas costosas pero, en función del punto de partida del piso en cuestión, pueden ser más o menos efectivas. En la práctica, el asesoramiento profesional es la mejor garantía para explorar todas las posibilidades y es que, una pequeña reforma como la eliminación de una pared o, incluso, el cambio de un baño completo son, más que un gasto, una inversión que puede reportarte interesantes beneficios a la hora de vender tu piso.

¿Necesitas asesoramiento? ¡Contacta con nuestro equipo de profesionales y revaloriza tu vivienda antes de venderla!