Despensas para ganar espacio en la cocina

Repair4U - Despensas para ganar espacio en la cocina

El espacio de almacenamiento es uno de los principales hándicaps en una cocina pequeña pero hay trucos que pueden ayudarte a salvar la situación

 

La cocina es una de las estancias de la casa en la que cualquier mínimo espacio adquiere un valor incalculable. No es sólo que su naturaleza práctica invite a procurarnos superficies amplias donde trabajar cómodamente sino que, en términos de almacenamiento, contar con  unos muebles de cocina apropiados es, más que una opción, una necesidad.

Dentro de la estancia existen áreas claramente diferenciadas y, cada una de ellas, debe resolver unas necesidades concretas. La despensa es una de esas piezas clave dentro del diseño de la cocina, entre otras cosas, porque su organización ayuda a resolver las estrecheces propias de una cocina pequeña y, además, también permite ahorrar tanto en términos de espacio como en el capítulo económico.

Los armarios empotrados, los muebles a medida y otros trabajos de carpintería en madera pueden transformar cualquier espacio de la cocina en una despensa práctica y funcional. Eso sí, de poco servirá que encargues tus armarios a medida si, una vez instalados, no dedicas ciertas atenciones al capítulo de cómo organizar la despensa para mantenerla ordenada. Para que la despensa de tu casa no pierda operatividad, te contamos cómo abordar ambas cuestiones.

Muebles de cocina

Una despensa ordenada es una despensa funcional y, en este sentido, los muebles serán grandes aliados que pueden ahorrarte tiempo, espacio y dinero. Las posibilidades dependerán, en cada caso, de la superficie disponible aunque el mercado ofrece innumerables alternativas. Un carpintero experto te ofrecerá el asesoramiento necesario para sacar el máximo partido al espacio de tu cocina aunque, en líneas generales, puedes optar por:

- Armarios empotrados:

Los armarios a medida son los que mejor resuelven las peculiaridades espaciales. Su diseño se adapta a cualquier situación y puedes personalizarlos con todo tipo de accesorios para hacerlos aún más prácticos.

- Estanterías:

Imprescindibles en el capítulo de muebles de cocina, las estanterías son perfectas para organizar la despensa. Desde alimentos de uso frecuente a botes o latas de conservas y otros útiles, su presencia te permitirá tener todo a mano de un solo vistazo.

- Bandejas giratorias:

Si tu despensa tiene esquinas siempre puedes apostar por sistemas como las bandejas giratorias o muebles de despensa extraíbles. Su diseño es totalmente personalizable con lo que podrás sacar el máximo partido al espacio.

- Colgadores:

Aprovechar cada centímetro es imprescindible cuando hablamos de despensas en cocinas pequeñas de modo que ¿por qué no explorar las alturas? Colocar unos listones de madera con colgadores o, sencillamente, estos últimos, puede servirte para colocar las sartenes, una panera o cualquier otro elemento propio de la despensa.  Práctico, sencillo y, sobre todo, económico.

Repair4U - Cómo organizar los armarios

Cómo organizar los armarios

Con independencia de si optas por armarios empotrados, a medida, estanterías u otros recursos, organizar la despensa será clave para que su funcionalidad sea plena. En este sentido existen ciertos trucos que te serán de gran utilidad a la hora de poner todo en orden al tiempo que ahorras y optimizas tus recursos.

- Visibilidad:

Tan importante como tener los muebles de cocina o despensa apropiados es saber organizar los alimentos que albergarán en su interior. Hacer que sean accesibles y fácilmente identificables te ayudará a controlar qué tienes o qué necesitas. Optar por armarios empotrados o muebles con poco fondo contribuye a ganar visibilidad, aunque tampoco está de más elegir recipientes transparentes o etiquetas para simplificar aún más la cuestión.  

- Clasifica:

Seguro que has oído en más de una ocasión aquello de ‘cada oveja con su pareja’ y, a la hora de organizar los armarios, esta máxima popular te será de gran utilidad. La cuestión es tan sencilla como colocar las legumbres por un lado, los alimentos para el desayuno por otro, las latas juntas… Es decir, tratar de ordenar tu despensa por familias.

- Prioridades:

No todos los alimentos que almacenes en tu despensa serán de consumo inmediato y, por eso, es necesario organizarlos correctamente. Una buena manera de hacerlo es reservar la zona más accesible de tus armarios empotrados o estanterías a los alimentos de uso frecuente y colocar el resto en la parte superior. No obstante, conviene realizar revisiones periódicas para evitar que caduquen o eches alguno en falta. Una pizarra para la lista de la compra es otro recurso que puedes incorporar a tu despensa no sólo para decorarla, sino también para hacerla aún más práctica.

Recuerda que tu despensa, como el resto de la cocina, debe ser un espacio limpio en el que los alimentos permanezcan perfectamente almacenados y conservados. Elegir un espacio fresco y seco, con buena iluminación pero sin pasarse y una correcta ventilación son otras cuestiones que te ayudarán a dar con el lugar perfecto para tu despensa. De la distribución de los muebles y el tipo más indicado pueden encargarse los profesionales.