Consejos para escoger el suelo de casa

Repair4U - Consejos para escoger el suelo de casa

Existen multitud de tipos de suelo aunque cada uno de ellos ofrece ventajas e inconvenientes en función de la estancia o el estilo que quieras para tu hogar

 

Dentro del diseño y la decoración de interiores existen ciertos elementos que, al contrario que el mobiliario o los accesorios, tienen vocación de futuro. Los pavimentos conforman un capítulo de extraordinaria riqueza y es que, la amplia variedad de tipos de suelo existentes en el mercado, permite dotar a las estancias de un carácter único. Hablamos, no obstante, de un elemento que acusa notablemente el uso y el paso del tiempo y, en consecuencia, características como la resistencia o durabilidad son factores a tener en cuenta a la hora de elegir el más apropiado.

La evolución del sector ha permitido que, además de suelos resistentes, tengas a tu disposición un sinfín de propuestas que, siendo duraderas, resultan estéticamente atractivas. El catálogo es tan variado que la tarea de escoger entre unos u otros se antoja complicada por lo que, buscar el consejo de un profesional puede ayudarte a terminar de inclinar la balanza. Mientras te decides, aquí tienes algunos datos útiles para encontrar el más acertado en base al estilo, efecto o necesidades particulares de cada estancia.

Suelos para casas, cuál elegir

Hay muchos criterios que puedes emplear a  la hora de decantarte por un tipo de suelo u otro. Además de la estética o la resistencia, cuestiones como la habitación que vestirán o el presupuesto son factores a tener en cuenta. Los suelos de madera, por ejemplo, son perfectos para crear ambientes acogedores y cálidos aunque tienen un coste más elevado que otros tipos de suelo y, además, tienden a ser más delicados.

Sea como fuere, cada uno de ellos ofrece ventajas e inconvenientes de modo que, nada como conocer los más populares para poder tener una idea de cuál es el más apropiado en cada caso:

- Suelos de madera:

Como decíamos son ideales para recrear ambientes en los que entonar el mítico ‘hogar, dulce hogar’ es casi de obligado cumplimiento. A su aspecto cálido y acogedor se suma el hecho de que ofrecen una experiencia agradable a la pisada pero, eso sí, para que su durabilidad no se vea comprometida en espacios como el baño o la cocina, han de contar con tratamientos antihumedad apropiados y evitar, en la medida de lo posible, que se vean afectados por manchas o salpicaduras dado que, si no se limpian a tiempo, pueden dejar huella. Los suelos de parquet constituyen una alternativa perfectamente válida a los de madera maciza aunque los cuidados y atenciones vienen a ser similares. No obstante, existen distintos tipos de parquet en función de las capas que lo formen, la madera en la que estén fabricados e, incluso, los colores del parquet.

- Tarima flotante y suelos laminados:

Existe cierta confusión entre estos dos tipos de suelo aunque, en la práctica, la tarima flotante no es sino una variante del parquet convencional, esto es, una sucesión de tablas de madera maciza machiembradas. Los suelos laminados, por su parte, son consecuencia de la mezcla de fibra de resina y madera lo que, en la práctica, hace de ellos una imitación más que aceptable de los suelos de madera. Las principales ventajas de estos últimos frente a los anteriores es que son más resistentes y económicos pero, en términos de estética, los resultados son similares por lo que son perfectos para ambientes de todos los estilos, desde atmósferas rústicas a modernas, pasando por espacios industriales o minimalistas que, generalmente, están presentes en dormitorios y salones.  

- Suelos de cerámica:

Aunque su aspecto pueda resultar más frío que el de la madera, los suelos de cerámica son ideales para habitaciones como el baño o la cocina. Además de ser más resistentes que los suelos laminados, de madera o la tarima flotante, su naturaleza impermeable y sencillo mantenimiento hacen de ellos un tipo de suelo a tener en cuenta en espacios en los que el tránsito propio de su naturaleza funcional requiere de un extra de protección.

- Suelos de vinilo:

Los pavimentos vinílicos han sabido hacerse un hueco en el mercado gracias, entre otras cosas, a su resistencia, resistencia a la humedad, precio atractivo y sencilla instalación (que, en cualquier caso, conviene dejar en manos de profesionales para conseguir unos resultados a la altura de las expectativas). La evolución de este tipo de suelos ha alcanzado unos estándares de calidad compatible con su uso tanto en el interior de la vivienda como en espacios al aire libre. 

Suelo radiante

Mención especial merece la instalación de un suelo radiante. Se trata de un sistema de climatización que, si bien supone una importante inversión inicial, ofrece ventajas interesantes como el ahorro energético, la uniformidad en lo que a reparto de calor se refiere o el atractivo estético (dado que no ocupa espacio visual).

No siendo un pavimento como tal, antes de decantarse por este sistema de calefacción, conviene tener presente que no es recomendable para todos los tipos de suelo. De hecho, el calor atraviesa el pavimento de manera que, en la práctica, lo ideal es acompañarlo por suelos de baldosa, suelos cerámicos o suelo de piedra aunque, ante la duda, lo mejor es dejarse asesorar por un experto.

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis