Ideas para cambiar tu bañera por una ducha

Repair4U - Ideas para cambiar tu bañera por un plato de ducha

Los baños modernos apuestan por la integración de la ducha en detrimento de bañeras que ocupan más espacio y, en ocasiones, limitan la funcionalidad de la estancia

El baño es una de las estancias de la casa que, con el paso del tiempo, suele necesitar ciertos ‘retoques’. La evolución del diseño o, sencillamente, un cambio en tus necesidades pueden empujarte a plantearte cuestiones encaminadas a mejorar la estética y la funcionalidad de una habitación cuyo papel adquiere una nueva dimensión en la decoración de interiores de nuestros días. Cambiar la bañera por una ducha es, con frecuencia, una las reformas principales protagonistas en el baño.

La tarea puede centrar todos tus esfuerzos o ser el punto de partida para una transformación integral. No obstante, sea cual sea la motivación que te lleve a sustituir un elemento por otro, antes de tomar la decisión final, conviene analizar las ventajas, inconvenientes y alternativas para dar con la respuesta más acertada.

Si la idea te seduce pero no terminas de verlo claro, el asesoramiento de un experto te ayudará a disipar tus dudas. Al margen de consideraciones relativas a la estética o la funcionalidad, hacerte una idea del presupuesto que habrás de invertir puede ser todo lo que necesitas para animarte a tomar una decisión u otra.

Bañera vs ducha: ventajas e inconvenientes

Las decisiones importantes siempre van precedidas de cierta fase de análisis. Sustituir la bañera por una ducha es una cuestión que, sin llegar a ser una disyuntiva compleja, reviste de cierta magnitud dada, entre otras cosas, por la inversión que habrás de realizar. Siendo así no está de más elaborar una lista sobre pros y contras de cada una de las opciones, por ejemplo, teniendo en cuenta las siguientes particularidades:

  1. Espacio: Una de las principales ventajas que aporta el hecho de cambiar la bañera por la ducha es la liberación de espacio. Por lo general, las bañeras requieren de una mayor superficie además de ofrecer limitaciones a la hora de encajarse en espacios con diseños concretos.
  2. Tiempo: Antes de lanzarte a sustituir tu bañera por una ducha piensa en tu manera de disfrutar de los momentos de higiene personal. ¿Eres de los que se da una ducha rápida o por el contrario prefieres un relajante baño de burbujas? Aunque hay alternativas de hidroterapia en forma de ducha, lo cierto es que una de las ventajas de las bañeras es, precisamente, el incomparable escenario que proporcionan para el bienestar personal.
  3. Accesibilidad: Desde el punto de vista de la accesibilidad, las dos propuestas ofrecen ventajas e inconvenientes. Si vives con personas mayores, está claro que una ducha es la mejor opción para evitar accidentes domésticos y garantizar la funcionalidad de la zona de aguas. Sin embargo, cuando hay niños en la familia, optar por este recurso puede traducirse en inconvenientes palpables al enfrentar la hora del baño así que será mejor mantener la bañera.
  4. Ahorro: Otra aportación interesante del cambio de una bañera por una ducha tiene que ver con tus facturas. La sustitución suele traducirse en una reducción de las mismas y es que consumen menos agua que las bañeras tradicionales.

¿Qué tipo de ducha elegir?

Una vez te hayas decidido a cambiar tu bañera por una ducha, el siguiente paso será elegir qué tipo de ducha quieres. Los tradicionales platos de cerámica siguen siendo una opción popular a la hora de reformar el baño pero, en los últimos tiempos, comparten protagonismo con alternativas más modernas capaces de dotar al baño de una estética llena de carácter.

Pese a que existen multitud de matizaciones al respecto, las principales alternativas a tu disposición pueden concretarse en:

  1. Platos de ducha tradicionales: Su naturaleza prefabricada las convierte en una de las opciones más económicas. Este tipo de platos de duchas tienen unas medidas determinadas lo que, frente a su atractivo coste, puede suponer ciertas limitaciones a la hora de integrarlas en baños con dimensiones particulares. No obstante, continúan siendo una de las favoritas por quienes buscan funcionalidad sin demasiados giros estéticos.
  2. Duchas de obra: Pueden adaptarse a cualquier espacio y tienen la singularidad de estar fabricadas conforme a los designios de los usuarios. Las duchas a ras de suelo o italianas son una de las tendencias más populares en la actualidad gracias, en buena medida, a la autenticidad que producen en los interiores.
  3. Cabinas de hidromasaje: ¿Amante confeso de los momentos de bienestar? Una cabina de hidromasaje es perfecta para dotar al baño de un elemento concebido para el bienestar de cuerpo y mente. Podrás encontrarlas en multitud de acabados, materiales, formas y tamaños aunque la horquilla de precios, será igual de amplia.

Pequeños detalles

Cambiar la bañera por una ducha puede ser el punto de partida de la reforma completa de tu baño. Sin embargo, con independencia de las dimensiones de tu proyecto, hay ciertos factores que pueden influir en el presupuesto final. Además de transformar tu bañera en una ducha, ten en cuenta que, por lo general, siempre que no optes por una cabina de hidromasaje o similares, tendrás que incorporar al montante la elección de una mampara o cortina que proteja de salpicaduras el resto del baño.

La adaptación del espacio mediante la revisión de los revestimientos, los elementos de fontanería o pequeños detalles tales como accesorios o iluminación, pueden reclamar un papel protagonista en tu reforma y deberás tenerlo en cuenta para evitar sorpresas. Si no quieres que nada escape a tu control, pide presupuesto a los expertos de Repair4U y descubre todo lo que necesitas incorporar al proceso para una transformación espectacular, al mejor precio.

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis