Alfombras, tapizados, colchones… ¡A limpiar!

Repair4U - Niño jugando seguro en suelo limpio

Las superficies textiles son delicadas a la hora de limpiar pero unas sencillas recomendaciones harán que luzcan como el primer día

La casa es un espacio en el que cada detalle cuenta. Aunque las pequeñas reparaciones y reformas son tareas habituales en el hogar, la limpieza constituye una de las labores esenciales. Más allá de las tareas domésticas por excelencia tales como barrer, fregar, cocinar o planchar, las superficies textiles y, más concretamente, su puesta a punto, conforman un capítulo aparte. La delicadeza de ciertos tejidos así como su resistencia o no a ciertas manchas constituye un universo por explorar al que hay que prestar especial atención.

La falta de tiempo o el escaso margen de maniobra que dejan las obligaciones diarias son factores que, en la práctica, tienden a reducir la dedicación a estas cuestiones. Recurrir a servicios profesionales de limpieza es un alternativa factible que, en muchos casos, ahorra tiempo y esfuerzo. No obstante, te proponemos un repaso por algunos de los trucos y recomendaciones más efectivas para encarar la limpieza de alfombras, colchones y tapizados.

Las alfombras, siempre a punto

Añaden calidez a los ambientes al tiempo que un toque de elegancia y distinción a cualquier estancia en la que hagan acto de presencia. Las alfombras son grandes aliadas en el diseño y la decoración de interiores pero su limpieza no siempre resulta sencilla. La alfombras pueden verse afectadas por manchas de comida, tierra o polvo por lo que estos accesorios del hogar requieren de un mantenimiento apropiado para evitar, entre otras cosas, que acumulen suciedad y olores.

Al contrario que en otras superficies, el agua y el jabón no siempre son suficientes para devolverles su aspecto impoluto. Recurrir a productos específicos o limpiadores en polvo, te ayudará a reducir los tiempos a la hora de recuperar el esplendor de antaño de tus alfombras aunque, los remedios naturales son todo un clásico en la materia. El bicarbonato, por ejemplo, es un gran aliado contra las manchas en la alfombra, lo mismo que la tónica o el vinagre. Aunque, eso sí, sea cual sea el método que vayas a utilizar para limpiar tu alfombra, lo mejor es realizar una prueba en una pequeña zona para evitar sorpresas inesperadas en según qué tejidos.

Superficies tapizadas

Existe una amplia variedad de posibilidades para dar ese toque hogareño a tus habitaciones. Una de ellas es el uso de tapizados en sillas, sofás y tresillos. Otra es enmoquetar el suelo. Ambas opciones imprimen carácter a las habitaciones con independencia de que se trate de un pequeño salón, un dormitorio elegante o una sala de reuniones. Conseguir que luzcan siempre impolutos no es tarea sencilla y, en muchos casos, conviene recurrir a   servicios profesionales de limpieza especializados en este tipo de tejidos para no correr riesgos.

Cada tapizado es diferente, lo mismo que las manchas y elegir incorrectamente los productos o técnicas a aplicar puede tener consecuencias fatales para el aspecto de tus suelos o muebles. En superficies tapizadas, por ejemplo, lo primero es aspirar el polvo y, a continuación, atacar a las manchas con el producto apropiado. La clave en estos casos es intervenir lo antes posible ya que, si no limpias la mancha en el momento de producirse o retrasas la limpieza, los efectos pueden ser irreversibles.

Colchones para soñar

Repair4U - limpiar-alfombras-tapizados-colchones-body

Normalmente están cubiertos por todo un elenco de mantas, sábanas, edredones y similares que, en cierto modo, son cómplices de manchas o desperfectos. Sin embargo, un buen uso y mantenimiento del colchón alargará su vida útil. Ventilar el colchón, batearlo, cambiar las sábanas semanalmente o lavar la almohada son algunas recomendaciones que te ayudarán a mantener tu lecho en perfectas condiciones.

En lo que a manchas se refiere, eliminarlas de la superficie de tu colchón es una tarea en la que habrás de poner tus cinco sentidos, más que por su complejidad, por la paciencia y tiempo que puede llevarte. Para empezar es imprescindible seguir las instrucciones del fabricante al respecto de su limpieza y evitar mojarlo. Si has de limpiar una mancha utiliza un trapo húmedo impregnado en jabón neutro o bicarbonato. A este último puedes incorporar unas gotas de aceite esencial de árbol de té que actuarán como desinfectante natural. Si las manchas persisten puedes valerte de un cepillo de cerdas suaves o una esponja y no olvides dejarlo secar completamente.

¿No sabes por dónde empezar? Pide presupuesto a los profesionales de repair4U sin compromiso y prepárate para disfrutar de los resultados.

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis