Limpiar ventanas: todos los trucos

Repair4U - Trucos para limpiar ventanas

Limpiar los cristales o el aluminio blanco protagonista en muchas ventanas requiere de buenas dosis de paciencia y dedicación

Reconozcámoslo: Limpiar ventanas es una de las tareas menos agradecidas en lo que tiene que ver con el capítulo de labores domésticas. Cuando crees que están perfectas, un rayo de luz dibuja una mancha en esos cristales grandes y acusadores que parecen sonreír triunfales evidenciando que, tu objetivo de acometer una limpieza sin dejar marca, ha sido un fiasco. 

Tampoco escapa de esa particular vendetta el aluminio blanco, tan de moda en diseños de ventanas modernas. Si bien es cierto que su limpieza requiere de otros mecanismos, no es menos cierto que, en ocasiones, el resultado es el mismo.

Limpiar cristales o perfiles de las ventanas es, por tanto, una tarea que hay que enfrentar con paciencia y tesón. Si está decidido a limpiar tus ventanas sin dejar marca alguna, estos trucos te resultarán de lo más interesante. ¿Quién dijo miedo? ¡A dejarlas impolutas!

1. Limpiar ventanas, ¿qué producto elegir?

Dicen que para gustos los colores y puestos a acometer la limpieza de cualquier ventana, elegir el producto con el que plantar cara a la suciedad y limpiar los cristales es el primer paso. El mercado ofrece un sinfín de limpiadores específicos para este tipo de superficies aunque los que vienen con pulverizador son los más cómodos.

No obstante, siempre puedes recurrir a la tradicional mezcla de agua y jabón para limpiar ventanas e, incluso, a otros remedios naturales como uno de elaboración casera a base de vinagre y agua que, además de eliminar las manchas, aportará un brillo especial a tus cristales.

2. La ‘pareja de baile’ perfecta

Tan importante como la solución que elijas es la herramienta de la que te sirvas para aplicarla a la hora de limpiar tus ventanas. Si tenemos presente que el objetivo final de la limpieza es un resultado sin dejar marca, no todo vale. Las bayetas de microfibra pueden ser grandes aliadas en este sentido, lo mismo que las esponjas (para suciedad resistente) y el infalible papel de periódico.

3. Cuándo y cómo limpiar las ventanas

Las jornadas estivales suelen ser el momento elegido por muchos para acometer una limpieza general en el hogar. Sin embargo, pocas personas tienen en cuenta que lo mejor es hacerlo en un día nublado (que no lluvioso) y para localizar rápidamente posibles imperfecciones, es recomendable limpiar los cristales interiores en sentido horizontal y los exteriores en vertical (o viceversa) de manera que, una vez concluyas la limpieza, te resulte más sencillo localizar posibles manchas.

4. Una limpieza integral

Cuando pensamos en las ventanas, no se trata únicamente de limpiar los cristales. Los perfiles que soportan los vidrios también requieren de ciertas atenciones  y, en función del material (PVC, aluminio o madera principalmente), será necesario emplear un sistema u otro para su limpieza.

Una de las opciones más populares en casas modernas son las ventanas de aluminio blanco, una propuesta tan atractiva como funcional cuya limpieza es relativamente sencilla. Un poco de agua y jabón neutro puede ser suficiente aunque, si hay manchas en rincones difíciles, es recomendable hacerse con un limpiador especial para aluminio y servirte, por ejemplo, de una vaporeta.

En lo que respecta a los perfiles o cómo limpiar los rieles de las ventanas un remedio natural muy popular consiste en espolvorear bicarbonato y, a continuación, añadir vinagre dejando actuar la mezcla unos minutos y retirarlo con abundante agua. Si la suciedad es muy resistente puedes ayudarte de un cepillo suave.

5. Limpiar ventanas difíciles

Los trucos de limpieza populares están bien cuando se trata de limpiar ventanas sencillas e, incluso aquellas con cristales grandes y de fácil acceso pero ¿cómo limpiar cristales de ventanas que no se abren? La cuestión no es baladí y puede suponer todo un reto para ti y tu hogar. No obstante, si tienes facilidad para acceder a ellas, es posible que, ayudándote de un cepillo de palo extensible y una escalera, puedas proceder a su limpieza con ciertas garantías.

No obstante, si la cosa se complica y se trata de cristales grandes o que están situados a una altura considerable, lo mejor es optar por una empresa especializada en limpieza que disponga, no sólo del personal sino de los recursos apropiados para hacer una limpieza con seguridad.

¿Preferirías que la tediosa labor de limpiar las ventanas de tu casa u oficina la realizase un profesional de Repair4U?

¡Pide presupuesto gratis!

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis