Guía rápida para pintar azulejos fácilmente

Repair4U - Consejos para pintar azulejos

Pintar los azulejos es una manera sencilla y económica de darle un aire renovado a tu baño o cocina sin tener que invertir un gran presupuesto

Hay habitaciones de la casa que, ya sea por su uso o por su propia naturaleza, son más susceptibles de verse sometidas a un cambio. El baño y la cocina son escenarios que, con el paso del tiempo, tienden a necesitar una renovación que, en ocasiones, puede suponer una inversión abultada. Pintar los azulejos de una u otra estancia es una fórmula sencilla para cambiar por completo su aspecto sin necesidad de acometer grandes reformas.

Apostar por una renovación en la estética de las paredes puede ser todo lo que necesitas para lograr una completa transformación. De hecho, pintar los azulejos del baño o la cocina es un proceso relativamente sencillo que puedes hacer tú mismo, con lo que el ahorro en los costes es una evidencia constatable.

En cualquier caso, pese a ser una tarea accesible para el común de los mortales, has de tener en cuenta que, al margen del presupuesto económico, supondrá una inversión en tiempo y esfuerzo que no está de más dejar en manos de profesionales para conseguir los mejores resultados con todas las garantías.

Consideraciones previas y recomendaciones

Antes de decidirte a pintar los azulejos del baño o la cocina conviene conocer algunas recomendaciones y cuestiones previas que pueden serte de utilidad a la hora de asegurar  el éxito final. Lo primero que has de tener presente es qué tipo de pintura quieres aplicar. Al margen de la gran cantidad de colores disponibles en el mercado, puedes optar por pintura especial para azulejos que no requiera de ninguna imprimación previa aunque, ciertas variantes, hacen necesaria una capa inicial de estos tratamientos para obtener los mejores resultados.

En lo que a esmaltes propiamente dichos se refiere puedes optar por dos tipos principales para pintar los azulejos:

- A base de agua: Soportan bien las manchas y pueden limpiarse a base de agua y jabón. Aunque el proceso de secado es más lento, son más respetuosos con el medio ambiente.

- A base de aceite (sintéticos): Proporcionan unos acabados más brillantes, resisten bien la humedad y se limpian con disolvente, lo que puede ocasionar que, con el paso de tiempo, pierdan color o amarillen.

En ambos casos se trata de pinturas de gran adherencia  que se presentan en acabados uniformes mate, satinado o brillo (aunque cuanto mayor sea este último, más fácil será detectar posibles imperfecciones). No obstante, ten presente que el paso del tiempo y ciertos productos inapropiados en su mantenimiento pueden hacer que la pintura se levante, de modo que tendrás que estar preparado para retocar los azulejos en caso de que sea necesario.

Qué necesitarás

Rodillos: al menos uno o dos y preferiblemente extensibles para alcanzar las zonas más altas
Una paletina o brocha: imprescindible para esquinas y áreas complicadas
Cubeta: la necesitarás para mezclar la pintura
Útiles de protección: cinta carrocera, plásticos para cubrir las superficies, guantes…
Pintura especial para azulejos
Paciencia y decisión

Pintar los azulejos paso a paso

Si estás decidido a poner en práctica tu talento Do it Yourself (DIY), solo tendrás que seguir estos pasos para pintar los azulejos y darle un aire renovado a tu cocina:

  1. Preparación: Antes de comenzar a pintar los azulejos del baño o sus homólogos de la cocina, asegúrate de que están perfectamente limpios. Las impurezas pueden complicar la correcta aplicación de la pintura y desmerecer el resultado final de modo que, limpia a conciencia la superficie a pintar y deja que seque antes de empezar. También es recomendable que, si vas a utilizar las brochas por primera vez, las laves y separes las cerdas para evitar perder alguna e el proceso.
  2. Protege las superficies: Cubre con plástico y cinta carrocera las encimeras, muebles, marcos de puertas y ventas, enchufes y todo aquello susceptible de verse dañado antes de empezar. Pintar los azulejos transformará el aspecto del conjunto pero no tiene por qué implicar daños colaterales.
  3. Aplica la pintura: Manos a la obra. Ha llegado el momento de pintar los azulejos pero ¿por dónde empezar? Nuestra recomendación es que lo hagas por las zonas que lindan con rodapiés, marcos y similares y, posteriormente, continúes con el resto, eso sí, cambiando la paletina por el rodillo. Procura aplicarla en horizontal y vertical y cuando hayas terminado, respeta los tiempos de secado antes de aplicar una segunda mano.
  4. Pequeños detalles: Si quieres conseguir un efecto arrollador siempre puedes apostar por pintar los azulejos de un color y crear contrastes, por ejemplo, con uno diferente para las juntas. También puedes hacer dibujos que le den un toque de personalidad a tus espacios aunque para eso será necesario que cuentes con alguna plantilla (o un talento innato para el arte).
  5. Descubre el resultado: Cuando hayas concluido todos los pasos anteriores, retira los elementos de protección en forma de plásticos y cinta carrocera y ¡disfruta de tu reforma!

¿Tienes dudas? Recuerda que un asesoramiento especializado puede ayudarte en el proceso e, incluso, ofrecerte soluciones adaptadas a todos los bolsillos con la garantía y el aval de la experiencia.

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis