Pintura antihumedad ¿qué sabes de ella?

Repair4U - Pintura antihumedad

Las paredes de tu hogar están expuestas a distintos tipos de humedades que pueden prevenirse con los productos apropiados para ello

Dentro de cualquier vivienda, los problemas de humedad son uno de los males más habituales. Ya sea por los contrastes de temperatura, un mal aislamiento, averías o similares, las paredes de tu hogar están expuestas a una cuestión que, si bien a priori puede parecer meramente estética, en la práctica, puede incluso originar problemas de salud. La pintura antihumedad o tratamientos impermeabilizantes son una fórmula utilizada habitualmente para tratar de solucionar el problema pero localizar el origen es fundamental para evitar que vuelva a amenazar tus muros.  

En función de cuál sea la raíz de los males que amenazan tus paredes, suelos o tejados será necesario adoptar unas u otras medidas y es que, no es lo mismo que aparezcan manchas como consecuencia de un exceso de condensación, que lo hagan por una filtración o desperfectos en la instalación de fontanería. ¿Tienes claro cómo actuar en cada caso? Aquí van algunas claves que pueden ayudarte a resolver con éxito la cuestión.

Los tipos de humedades más habituales

Siendo como son la cara visible de las divisiones interiores del hogar, detectar las manchas de humedad en las paredes, suelos o cualquier otro elemento constructivo es tan sencillo como contemplar su superficie. No obstante, localizar el origen de las mismas es harina de otro costal. En líneas generales, lo más habitual es que se produzcan por dos motivos:

1. Condensación:

El origen está en el interior de la propia vivienda y, generalmente, es consecuencia de un mal aislamiento térmico de la misma. El contraste de la temperatura, sobre todo en invierno, propicia la aparición de manchas de humedad. Cambiar las ventanas, instalar un correcto sistema de ventilación y, en los casos más graves, acometer una reforma que se traduzca en un correcto aislamiento de la zona afectada, suele ser la mejor manera de poner fin al problema.

En estos casos, la pintura antihumedad es un complemento perfecto para prevenir que vuelva a suceder ya que actúa como aislante. Sin embargo, perderá efectividad si antes no se ha solucionado el problema de base.

2. Filtraciones:

A diferencia de las humedades por condensación, en estos casos la raíz del problema hay que buscarla en una mala impermeabilización del exterior aunque también puede ser consecuencia de un problema con las tuberías. El agua se filtra hacia el interior de la vivienda, pudiendo ocasionar manchas en paredes, techos o suelos. La solución pasa por corregir el capítulo del aislamiento y, si se trata de una avería en la instalación, buscar el asesoramiento de un fontanero experto.

Aplicar pintura antihumedad en la fachada contribuye a evitar esas posibles filtraciones aunque, dependiendo de cuál sea el lugar susceptible de provocar esas filtraciones, habrás de optar por un producto u otro.

Una pintura antihumedad para cada situación

Estéticas y efectivas. Las pinturas antihumedad son un recurso perfecto para poner fin a tus problemas con las humedades aunque la realidad es que, por sí solas, no resuelven la cuestión. Su utilidad está garantizada como método de prevención pero, en la práctica, si ya tienes esas incomodas manchas en tu hogar, habrás de reparar los desperfectos antes de su aplicación localizando previamente el origen para que sean realmente efectivas.

Una vez solventada la raíz de tus averías, habrás de elegir el producto más apropiado para impermeabilizar en cada caso. En interiores puedes encontrar pinturas antihumedad, antimoho (recomendable sobre todo en estancias sin ventilación o con una mala impermeabilización) o antimanchas (efectivas no sólo contra las manchas de humedad, sino también ante cualquier otro rastro).

En lo que respecta al capítulo de tus exteriores, existen diferentes alternativas que configuran un amplio catálogo de pinturas impermeabilizantes. Las pinturas acrílicas son una opción a tener en cuenta es espacios al aire libre de bajo tránsito mientras que, para superficies tales como suelos de otras áreas más habitables pero en el exterior, la opción más recomendable es la fórmula de poliuretano. El caucho acrílico o las siliconas líquidas también pueden ayudarte en la tarea aunque, en cualquier caso, lo mejor es consultar con un especialista en pinturas para dar con la solución más acertada.

Cómo aplicar pintura antihumedad en tres pasos

1. Prepara la zona: Elimina la pintura dañada y todas las manchas raspando la superficie. Aplica el producto apropiado para limpiar y deja secar.

2. Repara: Si hay desniveles o irregularidades nivela y repara la zona. Lija la superficie y asegúrate de dejarla bien limpia antes de aplicar la pintura antihumedad.
3. Elige y aplica el producto apropiado: Una vez detectado, reparado el origen del problema y preparada la superficie, aplica la pintura antihumedad para prevenir humedades en el futuro. Deja secar y disfruta el resultado.

¿Tienes dudas? En repair4u encontrarás todo lo que necesitas para poner fin a tus humedades ya sea aplicando pintura antihumedad o acometiendo cualquier tipo de reparación encaminada a devolver a tu hogar su aspecto perfecto. ¡Consúltanos sin compromiso!

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis