Claves para preparar la casa para la llegada de un bebé

Repair4U - Preparar la casa para la llegada de un bebé

El nacimiento de un hijo es una oportunidad única para acometer esas pequeñas reparaciones que tu hogar necesitaba desde hace tiempo

La llegada de un bebé es un momento único, una experiencia que no puede compararse con ninguna otra que hayas vivido y que tendrá su reflejo en multitud de aspectos de tu día a día. El nacimiento de tu hijo cambiará tu vida y eso es una evidencia que trasciende del mero plano personal. La casa será un escenario totalmente nuevo que, a partir del momento en el que tu bebé se asome al mundo, compartiréis para construir recuerdos de una vida nueva.

Preparar la casa para la llegada del bebé es algo que llevará su tiempo y que, lejos de limitarse a cuestiones meramente decorativas, atañerá también a aspectos funcionales o estructurales.  Desde esta óptica, habrás de tener en cuenta que será recomendable atender cualquier tipo de pequeña reparación, reforma o adecuación de los espacios antes de recibir al nuevo miembro de la familia.

Revisar la instalación eléctrica, asegurarte de disponer de una buena climatización del hogar, pintar las paredes o renovar el mobiliario son algunas de las cuestiones que podrás incluir entre las labores de tu hoja de ruta para preparar la casa para la llegada del bebé.

La habitación del bebé

Aunque no será el único escenario, el dormitorio del bebé tendrá un peso clave en el nuevo universo familiar. Antes de su llegada deberás tener previsto qué espacio ocupará, en el conjunto del hogar, el nuevo miembro de la familia. Es posible que, durante los primeros meses, pase la mayor parte del tiempo en el dormitorio principal aunque, más tarde o más temprano, habrás de trasladarlo a su habitación. ¿Está preparada? En los casos más extremos (tal vez, una paternidad inesperada o prematura) puede ser que hayas de recurrir a una mudanza aunque, si tu vivienda dispone, al menos, de dos habitaciones, sólo tendrás que preparar una de ellas para la llegada del bebé.

Más allá de las cuestiones técnicas, la decoración de este dormitorio será una de las tareas más reconfortantes de la preparación de la casa para la llegada del bebé. Pintar las paredes con motivos infantiles o incluyendo detalles como vinilos decorativos o cuadros, dotar a la estancia de soluciones de almacenamiento suficientes para satisfacer las nuevas necesidades del pequeño o distribuir el espacio reservando áreas concretas para el cambio, el baño o los juegos son algunas de las claves que puedes trasladar a tu hoja de ruta.

Una correcta climatización

La temperatura de tu vivienda es una cuestión fundamental a la hora de preparar la casa para la llegada del bebé. Como cualquier persona, los niños están expuestos a las consecuencias de una mala climatización o cambios de temperatura bruscos que, sobre todo en los primeros meses de vida, pueden afectar a su salud.

Con el fin de crear un entorno cálido y acogedor puedes poner en práctica diferentes recursos adecuados a todos los bolsillos y necesidades. Unas ventanas apropiadas e incluso, toldos para proteger del sol en verano, te ayudarán a calibrar correctamente la temperatura interior de la habitación del bebé. También es muy importante el suelo ya que, en las etapas más tempranas, los niños pasan buena parte de su tiempo gateando o jugando en contacto directo con el pavimento.

Una buena manera de preparar la casa para la llegada del bebé sin tener que acometer grandes reformas al respecto, es optar por herramientas tales como buenas persianas, cortinas e, incluso, alfombras que contribuirán a crear una atmósfera cálida y acogedora.

Seguridad

La integridad del nuevo miembro de la familia se convertirá en una cuestión que los progenitores asumiréis como prioritaria. Es algo innato que viene de serie con la llegada al mundo de un hijo aunque, en lo que a preparar el hogar para la llegada del bebé se refiere, hay cuestiones que pueden pasar desapercibidas pero que no hay que dejar de lado.

El tiempo pasa volando y, en menos de lo que imaginas, tu pequeño estará correteando por toda la casa. Para protegerlo de posibles accidentes procura implementar pequeñas recomendaciones como: colocar protectores en las esquinas de los muebles y los enchufes, eliminar de su alcance elementos como cuadros o espejos anclados a las paredes, mostrar especial atención al cierre de puertas y cajones así como evitar el acceso a productos químicos o de limpieza.

Tampoco es cuestión de volverse loco. Bastará con que introduzcas en tu vivienda pequeños cambios encaminados, no sólo a crear un entorno acogedor y adaptado al nuevo miembro de la familia, sino también a su seguridad y la mejora del día a día.

Con el tiempo suficiente, podrás organizarlo todo con calma y, siempre que la cosa apremie, puedes apostar por priorizar unas cuestiones u otras. Elaborar una lista de tareas, solicitar distintos presupuestos en función de tu proyecto y organizar un calendario te ayudará a preparar la casa para la llegada del bebé sin agobios.

Guía rápida para preparar la casa
para la llegada de un bebé

- Decide cuál será la habitación del bebé y comienza a trabajar en ella.

- El dormitorio infantil debe incluir: áreas de juego, soluciones de almacenamiento y una distribución que facilite la movilidad interior de padres e hijo.

- Crea un entorno acogedor y cálido: instala sistemas de climatización y elementos que garanticen unos interiores apropiados para el desarrollo del bebé.

- Atención a los detalles: cualquier punto de la casa puede ofrecer un escenario de peligro potencial para tu pequeño así que no escatimes en medidas de seguridad tales como protectores de enchufes, cierres para armarios o salva esquinas en los muebles.

- Convierte tu casa en un hogar seguro: revisa instalaciones y posibles desperfectos para evitar accidentes cuando tu bebé comience a ser más autónomo

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis