Transformar un dormitorio infantil en uno juvenil

Repair4U - Transformar un dormitorio infantil en uno juvenil

La funcionalidad y el estilo son dos ingredientes básicos a la hora de reinventar cualquier habitación infantil en una adaptada a la nueva realidad de su inquilino

El tiempo pasa y, aunque parezca que lo hace ‘despacito’, lo cierto es que en un abrir y cerrar de ojos, vamos sumando primaveras. La fugacidad es más evidente, si cabe, cuando hay niños en la familia. Su crecimiento evidencia el paso del tiempo a un ritmo vertiginoso y, en menos que canta un gallo, los dormitorios infantiles quedan desfasados ante la inminencia de nuevas necesidades. La transformación de estos en dormitorios  juveniles no se ceñirá tanto a criterios estéticos, como funcionales aunque buscar el equilibrio entre un mobiliario juvenil práctico y una decoración personalizada es la clave del éxito en el diseño de habitaciones juveniles modernas.

Planificar cada detalle para acometer la reforma sin sorpresas es la piedra angular sobre la que conviene asentar el proyecto. Desde sustituir una cama nido por una litera a hacer un armario a medida, pasando por renovar completamente el mobiliario o instalar unos coquetos vinilos para pared, cualquiera que sea la tarea que tengas en mente te resultará más sencilla si cuentas con un buen asesoramiento profesional. ¿Cómo alcanzar el equilibrio entre funcionalidad y estilo? ¡Toma nota!

Funcionalidad: muebles juveniles

El capítulo del mobiliario es uno de los que mejor definen la transformación de los dormitorios infantiles a juveniles. Las necesidades de los primeros años de vida tienen poco que ver con las de un adolescente y, en consecuencia, los muebles han de adaptarse a la nueva realidad. No obstante, tampoco se trata de tirar la casa por la ventana. Si no tienes intención de hacer una reforma integral, siempre puedes recuperar algunos elementos e, incluso, ir cambiándolos poco a poco. De ahí la importancia de la planificación.

Una cama nido, por ejemplo, es perfectamente válida tanto en dormitorios juveniles como infantiles de manera que, si elegiste este sistema cuando tu pequeño abandonó la cuna, puedes aprovecharla sin problema. Este tipo de camas son perfectas si piensas en tener invitados (nada extraño a ciertas edades) o, sencillamente, si tus pequeños han de compartir habitación, aunque en estos casos y, en función del espacio, es posible que prefieras una litera.

La cuestión del almacenamiento es otra de las que habrás de tener en cuenta para la decoración juvenil del dormitorio. Una cama nido con cajones puede serte de ayuda, no obstante, tampoco está de más incorporar al diseño unas estanterías y cajoneras que te permitan garantizar el orden en el interior de la habitación de los niños.  

Para completar el capítulo de muebles de dormitorio, los escritorios juveniles no pueden faltar. Con el devenir de los años, tus pequeños necesitarán dedicar cada vez más tiempo a los estudios con lo que, estos compañeros de viajes serán indispensables. Si ya cuentas con todos los ‘imprescindibles’ y aún tienes presupuesto, siempre puedes añadir otros recursos prácticos como un canapé, un mueble a medida o unas mesillas. Los límites al diseño los pone tu imaginación aunque conviene abordar la cuestión desde un punto de vista práctico y sin perder de vista la máxima minimalista del menos es más.

Estilo: ideas para decorar una habitación

Si bien la cuestión de cómo decorar una habitación infantil depende, en buena medida, de los gustos particulares de los progenitores, en el caso de buscar ideas para la decoración de una habitación juvenil, la cosa cambia sustancialmente. En función de la edad del morador, su opinión puede tener mayor o menor peso pero, en cualquier caso, incluir en el planteamiento de la reforma el criterio de tu hijo te ayudará a que los resultados se ajusten a sus expectativas (cuestión que, por otro lado, podrás utilizar para asignar tareas a la hora de mantenerla siempre en orden).  

Una vez resuelta la cuestión de los muebles del dormitorio, será el momento de dar rienda suelta a la creatividad. La impronta personal será un factor determinante en la decoración juvenil y contar con la aportación de tu hijo o hijos no sólo te ayudará en la tarea sino que te permitirá disfrutar de la reforma en familia. Las ideas para decorar la habitación no se limitan únicamente a incluir accesorios. De hecho, la iluminación o las paredes pueden contribuir notablemente a aumentar el encanto del dormitorio sin necesidad de saturar el espacio. Unas lámparas atractivas y funcionales, unos vinilos para pared o unas estanterías DIY son solo algunos ejemplos de recursos con los que, no sólo añadirás encanto al diseño sino que, además, lo harás atendiendo a la naturaleza funcional que debe imperar en el mismo.

¿Listo para ponerte manos a la obra con la tarea? Ahora sólo queda pedir presupuesto y dejarte sorprender por los resultados que puedes conseguir con un poco de imaginación y un buen profesional.