Trucos para ahorrar en casa

Repair4U - Trucos para ahorrar en casa

Ahorrar con pequeñas acciones y cómodamente desde casa parece el camino ideal para poder llegar holgádamente a final de mes, o simplemente, conseguir darnos ese capricho que tenemos en mente desde hace tiempo.

A diario, realizamos muchas acciones en nuestro hogar que gastan recursos y energía sin darnos cuenta. Muchas veces por pereza y otras por desconocimiento hacemos un uso poco óptimo de nuestros electrodomésticos, comida o tarifas de suministros.

En Allianz ponemos a tu disposición un seguro de hogar con muchas ventajas que te ayudarán en tu día a día, aun así, queremos darte algunos consejos y trucos, para que veas que ahorrar puede ser más sencillo de lo que pensabas.

¿Qué puedo hacer para ahorrar en casa?

Ahorrar con el agua:

  • Arreglar las fugas. Grifos que no cierran bien, juntas que gotean, cisternas que pierden agua… todos estos pequeños desperfectos hacen aumentar la factura de agua de tu hogar. Pueden parecer poca cosa o que no vale la pena el coste de arreglarlos, pero lo cierto es que una fuga de estas características, puede representar un cambio significativo en tu factura a lo largo del año.
  • Aireador en los grifos. Este sistema mezcla el caudal de un grifo con aire, lo que hace que salga menos agua (y por tanto, consumas menos) y no afecta a la presión. Con este sistema, podremos llegar a ahorrar hasta un 50% del consumo.
  • Usar lavavajillas. Está demostrado por diferentes estudios que usar lavavajillas no solo ahorra agua, sino que también ahorra energía. Esto es porque un lavavajillas suele usar unos 10 litros de agua para el lavado, mientras que si intentáramos lavar la misma cantidad de platos a mano, probablemente se usarían unas 10 veces más, y además, sería agua caliente durante todo el lavado.
  • Llenar la lavadora. Es un básico pero conviene recalcarlo. Si esperamos a tener suficiente carga para llenar la lavadora, al final, haremos menos lavados y, por tanto, ahorraremos tanto agua como electricidad.

Ahorrar en Comida:

  • Aprovecha los alimentos. Hay muchas maneras de aprovechar aquellos alimentos que están llegando a su fecha de caducidad o que se están poniendo maduros, y la repostería siempre será un gran aliado. Puedes usar yogures para hacer bizcochos, bollería seca para hacer puddings o fruta madura para hacer tartas o mermeladas. El pan por ejemplo, también te servirá para hacer algunos postres, o también tendrás opción de rallarlo para hacer rebozados.
  • Usa las tapas de las ollas y el calor residual. Hay muchas maneras de ahorrar mientras se cocina, una de ellas es usa las tapas del menaje de cocina. Si hierves agua y tapas la olla, el tiempo en que arranque a hervir será menor. Si usas la tapa de la sartén cuando cocinas verduras o carnes, servirá para ayudar a que la cocción sea más rápida. Otra manera de ahorrar, es usar el calor residual de tus electrodomésticos, apagarlos antes de tiempo para que el calor acumulado del horno, la freidora o la vitrocerámica acabe de cocinar los alimentos.
  • Comprar productos de temporada. Otra forma de ahorrar a la hora de cocinar es comprar siempre productos de temporada. Al ser alimentos que son fáciles de producir porque las condiciones meteorológicas son las mejores, habrá más oferta y por tanto los precios serán más baratos.
  • Fijar presupuestos mensuales. También es útil hacer compras mensuales en vez de ir comprando poco a poco cada día. Muchas veces cuando vamos al supermercado, acabamos llenando el carrito más de lo que teníamos pensado porque vemos ofertas o productos que nos llaman la atención. Si limitamos las veces que vamos a la compra, disminuirán notablemente estas compras más por impulsos y nos obligaremos a utilizar aquellos alimentos que tengamos en casa.

 

Ahorrar en la Electricidad:

  • Usar bien el frigorífico. Parece que no hay formas de usar mal un frigorífico, pero lo cierto es que hay diversas recomendaciones que te serán muy útiles para ahorrar. Intenta abrir la puertalo menos posible, ya que cada vez que lo haces se pierde un 7% de energía. Generalmente, cada frigorífico tiene una zona específica para cada alimento, úsalos correctamente y los mantendrás frescos más tiempo. Otro buen consejo es guardar toda la carne y el pescado bien tapado en recipientes para evitar que se oxiden por el oxígeno.
  • Microondas en vez de horno. El microondas consume hasta un 70% menos que un horno y suele ser mucho más rápido. Obviamente, no se podrán hacer todas las cocciones igual, pero cuando puedas elegir, decídete por el electrodoméstico más pequeño.
  • Lava la ropa en frío. Esto significa programar tu lavadora para que use agua fría en vez de caliente. El resultado será el mismo (siempre que no haya una prenda o mancha específica que requiera de una temperatura mayor) y el electrodoméstico no deberá usar energía para calentar el agua.
  • Aislar con alfombras. Las alfombras crean una capa que separa los suelos fríos de ti. No solo será agradable a la hora de caminar por casa, sino que, además, pueden servir para sellar puertas que den al exterior. Haz que tu alfombra coincida con la puerta de tu balcón y te será mucho más fácil mantener el calor en casa.

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis