Los mejores trucos para desatascar el fregadero

Repair4U - Trucos para desatascar el fregadero

Las tuberías de la cocina son escenario habitual de incómodos atascos que, en muchos casos, puedes resolver tú mismo

¿Un olor desagradable te da la bienvenida al entrar en la cocina y no te olvidaste de sacar la basura? ¿El sumidero amenaza con desbordar la pila porque no desagua correctamente? Sí, estas y otras muchas situaciones similares son comunes cuando sufres un atasco en el fregadero. Es uno de los problemas más habituales que pueden presentarse en el hogar aunque, en muchos casos, también una de las cuestiones más sencillas de solucionar con algo de paciencia y tenacidad.

La tarea de desatascar el fregadero no implica, necesariamente, que tengas que recurrir a un profesional. De hecho, hay multitud de trucos para limpiar las tuberías y prevenir atascos antes de tener que llamar a un experto. La sabiduría popular es una fuente inagotable de inspiración al respecto y, de la experiencia de otros, puedes aprender muchas claves para tener siempre a punto tu cocina.

Ingredientes naturales, herramientas de uso sencillo o pequeños cambios en tus costumbres pueden darte algunas pistas de cómo desatascar el fregadero de una manera fácil e, incluso, evitar que la situación pase a mayores y tengas que contactar con un fontanero.

Trucos caseros para desatascar

¿Eres de los que no teme subirse las mangas de la camisa y ponerse manos a la obra cuando la situación lo requiere? Entonces desatascar tu fregadero será coser y cantar. Si antes de solicitar ayuda a un profesional quieres poner a prueba tu pericia en materia de reparaciones, aquí tienes algunos trucos caseros e ideas prácticas que pueden ayudarte.

  1. Recetas tradicionales: Económico, efectivo y natural. Si las tuberías de tu fregadero necesitan una intervención rápida para volver a estar operativas con todas las garantías, una mezcla de bicarbonato y vinagre puede ser todo lo que necesitas. Vierte media taza de bicarbonato de sodio en el desagüe y, a continuación, haz lo propio con otra media taza de vinagre. Deja actuar la fórmula durante unos veinte minutos y elimina los restos añadiendo tres litros de agua hirviendo a la combinación. ¿No ha funcionado? Puedes repetir el proceso tantas veces como sea necesario e, incluso, ayudarte con un desatascador de émbolo para que desaparezca.
  2. La magia de desatascador: En ocasiones solamente hace falta un empujón para que el agua vuelva a correr con normalidad por las tuberías de tu fregadero y, en este cometido, un desatascador de émbolo (conocido también como chupón) puede serte de gran ayuda. Llena el fregadero con un poco de agua, sella el respiradero y bombea varias veces con el desatascador. Si consigues que todo fluya, no olvides verter agua hirviendo con sal para eliminar posibles impurezas o, incluso, dejar que el vinagre actúe durante toda la noche para deshacerte de todos los restos del atasco.
  3. Limpieza del sifón y las tuberías: Este capítulo es, quizás el más delicado así que, si tienes dudas, es mejor llamar en este momento al profesional. Cuando los remedios anteriores fallan tal vez tengas que utilizar remedios más drásticos como abrir el sifón para buscar el motivo de la obstrucción o recurrir a una guía para tratar de deshacer el atasco. ¿Te atreves? Ante la duda, no te la juegues.
Repair4U - Cómo desatascar el fregadero

Cómo evitar atascos

Como en muchos otros ámbitos dentro de la rutina diaria del hogar, la prevención es tu mejor aliada para evitar averías, ya sea un atasco en el fregadero, un problema con la instalación eléctrica, un imprevisto con algún electrodoméstico… En lo que a tuberías se refiere, existe un amplio elenco de recomendaciones que puedes poner en práctica para no tener que hacer frente a la ardua tarea de desatascar el fregadero. Aquí tienes algunas:

  1. Restos de comida: El fregadero no es un cubo de basura y, en consecuencia, todos los residuos que terminen aquí amenazarán con convertirse en causa de futuros atascos en tus tuberías. Elimina los restos de comida antes de empezar a fregar y no dudes en colocar un filtro que recoja los que hayan mostrado más resistencia para poder depositarlos luego en el lugar correspondiente.
  2. Nada de aceite en el fregadero: Además de ser altamente contaminante, el aceite es propenso a depositarse en tus tuberías y atraer partículas que terminen ocasionando atascos. La mezcla con un exceso de jabón es otra de las causas habituales de problemas en el fregadero.
  3. Limpia las tuberías del fregadero: Un mantenimiento apropiado te ahorrará muchos disgustos. Para que tus tuberías estén siempre en perfecto estado puedes recurrir a productos específicos que deberás aplicar con cierta regularidad. Si prefieres algo más natural sin tener que hacer uso de químicos, el agua hirviendo o remedios caseros como el vinagre y el bicarbonato, también te ayudarán con la tarea. Viértelos, al menos, una vez al mes y verás cómo reduces la frecuencia de tus atascos.

Cuándo llamar a un profesional 

Has probado todo pero tu fregadero sigue ofreciendo un aspecto poco seductor, el agua continúa sin correr con normalidad y ese olor comienza a ser preocupante. Sí, ha llegado el momento de llamar al fontanero. Es cierto que los remedios caseros son un buen punto de partida para tratar de desatascar las tuberías del fregadero pero, cuando los consejos de antaño no solucionan el problema, no está de más tener una ‘bala’ en la recámara.

Antes de ponerte a investigar y poder ocasionar males mayores, recurre a un profesional. Además de conocer a fondo este tipo de averías, disponen de todo el material necesario para detectar el origen del malfuncionamiento de la instalación así como de los elementos para dar una rápida respuesta.

¿Cuánto vale tu tranquilidad? Ahorra tiempo, esfuerzo y dinero dejando las reparaciones a los profesionales y preocúpate únicamente de disfrutar de nuevo de la armonía en el hogar.

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis