Las 7 ventajas de colocar un suelo de vinilo

Repair4U - ventajas suelo vinilico

El suelo vinílico es camaleónico además de ofrecer interesantes bondades en términos de precio, resistencia y mantenimiento

Cuando pensamos en la decoración de la casa, cuestiones como el color de las paredes, las líneas del mobiliario, la distribución o la iluminación suelen llevarse buena parte del protagonismo. Sin embargo, existe un elemento presente en todas las estancias que requiere de ciertas atenciones: el pavimento. Colocar un suelo u otro tiene mucho que ver con la funcionalidad de cada habitación pero, además, las distintas opciones disponibles en el mercado contribuirán, de un modo u otro, al atractivo del conjunto.

Los suelos de vinilo son una alternativa que gana popularidad y es que, sus ventajas frente a otros materiales, son algo que puede ayudarte a decidir si aún no tienes claro cuál es la mejor opción para el baño, la cocina o cualquier otra habitación o, sencillamente, si la oferta de azulejos, suelos de madera, moqueta y similares te abruma.

En la práctica, el suelo de vinilo es un suelo de PVC, esto es, un material plástico a base de resina cubierto de una capa texturizada que permite multitud de acabados. No obstante, esa versatilidad no es lo único que hace de los suelos de vinilo una buena opción para tu hogar. ¿Quieres conocer más ventajas del suelo vinílico? ¡Toma nota!

 1. Un universo de posibilidades

Si hay una palabra que define a la perfección la naturaleza del suelo vinílico es que es camaleónico. Al contrario que la madera, la piedra u otros materiales, los suelos de vinilo se presentan en multitud de acabados pudiendo elegir entre una amplia gama de blancos, grises, beige, tonos naturales, con patrones o acabados especiales como imitación a madera, cerámicos, cemento…

 2. Resistente y económico

Su precio representa otra de las ventajas más interesantes de los suelos de vinilo, mucho más económico que otros materiales, aunque tampoco está de más tener presente su resistencia (algo que, por otro lado, afectará a su precio final). Puedes elegir diferentes grados de esta última en función del uso, las personas que vivan en casa o el tipo de estancia en la que vayas a colocar tu suelo de vinilo. La capa de uso será la que marque el grado de resistencia aunque, en líneas generales, podemos distinguir:

  • Moderado: Ideal para viviendas ocasionales o con poco tránsito (apartamentos de parejas, solteros…).
  • Intenso: Apta para todo tipo de habitaciones, incluso, zonas especialmente transitadas.
  • Muy intenso: Es el tipo de suelo de vinilo perfecto para viviendas con mucho tránsito, en las que hay mascotas o, también, para espacios comerciales. 

 3. Apto para todo tipo de estancias

Dado el abanico de posibilidades que ofrece el suelo de vinilo en términos de resistencia puedes incorporarlo en todo tipo de estancias desde dormitorios a salones, pasando por cocinas, baños, despachos…

  • En la cocina: los suelos de vinilo son especialmente resistentes al agua, la humedad y el desgaste propio del uso por lo que son una alternativa perfecta para esta habitación.
  • En el baño: No sólo son resistentes sino que, además, su naturaleza antideslizante los convierte en una opción perfecta para el baño. Eso sí, conviene evitar la zona de la ducha ya que el jabón podría deteriorarlo.

 4. Sobre todo tipo de suelos

A excepción de los pavimentos de base textil como moquetas o similares, el suelo de vinilo puede colocarse sobre cualquier tipo de suelo. En la práctica, esto supone un notable ahorro en tiempo y dinero y es que, su instalación se hace sin obras, instalándolo sobre el pavimento existente de una manera rápida y económica.

 5. Fácil instalación

Otro de sus atractivos principales es su fácil instalación. Como decíamos, puedes colocar suelo de vinilo prácticamente sobre cualquier otro pavimento y puedes encontrarlo en formato de losetas y lamas o al corte. La instalación ofrece, igualmente, dos posibilidades:

  • Lamas y losetas adhesivas: Habrás de nivelar el pavimento existente y aplicar tapaporos (en caso de que sea necesario) para garantizar la adherencia de este suelo vinílico que se coloca como si de una pegatina se tratara.
  • Lamas en clic: Al contrario que el anterior, este tipo de suelo de vinilo no requiere nivelación previa y la instalación es más rápida.

 6. Higiénico y seguro

¿Eres propenso a las alergias? ¿Hay algún asmático en la familia? ¿Tu casa tiene mucha humedad? Entonces, no hay más que hablar, el colocar suelo de vinilo es lo que necesitas. Gracias a su composición evitarás la acumulación de ácaros o el crecimiento de hongos y bacterias y, además ¿sabías que no permiten la formación de electricidad estática y puedes encontrar modelos con una capa extra de amortiguación para que la pisada sea más placentera o se amortigüe la pisada?

 7. Un mantenimiento sencillo

¿Necesitas más ventajas para terminar de decidirte por un suelo de vinilo para tu hogar? Pues ahí va una más: su mantenimiento. Al contrario que otros materiales, más delicados en términos de limpieza o cuidados varios, en el caso de los suelos de vinilo bastará pasar un paño húmedo para devolverle el esplendor.

Existen, además, productos específicos para su cuidado que alargarán la vida útil de este pavimento que, con un mantenimiento apropiado puede durar hasta un cuarto de siglo.

¿Te han dado ganas de cambiar tu suelo por uno de vinilo?  ¡Nuestros profesionales de Repair4U te pueden ayudar!

¡Consúltanos!

Recibe presupuesto gratuito para las reformas y reparaciones de tu hogar.

Pide presupuesto gratis